martes, 14 de noviembre de 2017

¿QUIÉN ES EL SR. ORIOL JUNQUERAS?

Sólo he coincidido dos veces en mi vida con el Sr. Oriol Junqueras y tuve más que suficiente para saber quién era este hombre.
Nuestro encuentro tuvo lugar hacia el año 2001, si la memoria no me falla. El culpable de esta coincidencia se llama Enric Calpena y el lugar escogido fue Catalunya Ràdio, en el programa "EN GUÀRDIA!". El tema, que duraría dos programas, tenía por centro la figura de Jaime I el Conquistador. Por esa razón nos vimos en dos ocasiones. Oriol Junqueras acudía en calidad de historiador i yo estaba invitado como escritor de relato histórico y creador de la trilogía dedicada a Jaime I el Conquistador.
La anécdota que me proporcionó la verdadera dimensión de Oriol Junqueras tuvo lugar durante el primer programa, cuando Enric Calpena preguntó "¿por qué Jaime I atacó y conquistó Mallorca?".
Oriol Junqueras respondió que Jaime I lo hizo porque, según los textos históricos, había prometido que le arrancaría, al sarraceno y cabecilla de Mallorca, todos los pelos de la barba. Entonces yo le dije que, aunque no soy historiador, había encontrado una explicación alternativa y que quería exponérsela: 
El rey Jaime tenía que escoger entre atacar Mallorca o València. Con las dos a la vez no podía. Por un lado los nobles de Aragón querían convencerle de que atacase Valencia y se quejaban de que no tenían salida al mar, tenían que cruzar por tierras catalanas y se veían obligados a pagar unos peages que les tenían hartos. Pero, por otro lado, los catalanes razonaban diciendo que primero tenían que conquistar Mallorca, que era en donde se escondían los piratas del Mediterráneo y que, por más que los aragoneses obtuviesen salida al mar, sus barcos, igual que sucedía con los catalanes, serían atacados y expoliados. Y el rey Jaime consideró que le convenía mucho más escuchar a los catalanes. Si limpiaba el mar de piratas, dispondrían de más dinero para después atacar Valencia. De manera que lo más sensato era primero limpiar el mar y luego ir a por el reino de Valencia.
En este punto, Oriol Jonqueras me miró, asintió un par de vesces con la cabeza y me dio la razón. A partir de aquel instante, cada vez que hacía una afirmación me miraba y me pedía mi opinión.
Fue en ese momento que pensé: tengo delante de mí a un hombre inteligente, prudente y humilde. Aunque él es el historiador, acepta mis razonamientos y me respeta.  Y eso, aunque parezca la contrario, no es tan frecuente como nos imaginamos.
Siento profundamente que una persona com ésta, de semejante altura personal e intelectual, se encuentre en prisión y que el gobierno español haya perdido el sentido común, el rumbo, el norte y todo cuanto se puede perder. Oriol Junqueras no se lo merece. Como tampoco se lo merece ninguno de los demás que también están encarcelados, evidentemente. 
Pero, aún añadiré algo más: si yo no fuese andorrano y fuera español de Catalunya, el próximo día 21 de diciembre le votaría a él. Sin ningún gènero de duda. Ahora, más que nunca, se necesita prudencia e inteligencia.
¿Queda claro? Pues... abre los ojos y despierta.

lunes, 6 de noviembre de 2017

¡ME LLAMO LIBERTAD!

Libertad, ¿Dónde estás?
Te busco en cualquier parte: en todos los rostros que se cruzan en mi camino, en las esquinas, en los parques y en mi soledad.
¿Dónde estás?, me pregunto. ¿Y si te perdí?, me asusto.
Te veo correr delante de mí e intento atraparte, pero te escapas y parece que nunca te alcanzo.
De pronto creo que te atrapo, pero es en mis sueños. Ahí te veo real y me pregunto si cuando despierte te tendré.
Sólo cuando descubro que vivo sin estar despierto, que mi mente confundida por otros me sumerge en un eterno sueño y en la gran mentira del engaño, empiezo a despertar y me doy cuenta de que nunca alcanzaré la libertad que siempre he soñado, porque la libertad jamás ha sido un sueño.
Yo no soy libre. Jamás lo seré. No necesito serlo.
Yo ya soy mucho más que libre, soy la Libertad. Siempre lo he sido.
Por eso nadie puede doblegar mi voluntad.
Pueden golpear mi cuerpo, pueden atarlo y encerrarlo. Y sigo siendo la Libertad.
Sólo yo puedo doblegar mi voluntad.
Aunque tenga miles de nombres y miles de rostros, que nadie olvide que me llamo Libertad.
Éste es mi nombre, mi meta, mi destino y mi voluntad.
Estoy por encima de todas las leyes humanas, de todas las creencias e ideologías. Todas ellas nacieron para servirme. Que nadie pretenda convertirme en esclavo de ellas.
Nada ni nadie me va a doblegar.
Ha llegado la hora: abre los ojos y despierta.
¡Mi nombre es Libertad!

martes, 24 de octubre de 2017

¡MIÉNTEME!


En una confrontación que dura tiempo y acaba convertida en una guerra informativa y sicológica, salen a la luz todo tipo de armas para derrotar al enemigo.
La mentira es una de ellas, por no decir la más empleada. Y hoy en día aún más. Las redes sociales permiten cualquier cosa. Di lo que te plazca que alguien te apoyará y te ayudará a propagarlo.
¿Necesitáis un ejemplo? ¡Fácil! Hay tantos...
El otro día me llega, refiriéndome al tema de Catalunya, un mensaje en el que me dicen que el ministro Dastis ha recibido un “zasca” por parte de un presentador de la BBC. Concretamente, dice, el ministro soltó que todas les grabaciones del uno de octubre eran falsas y, sigue diciendo el mensaje, el entrevistador le responde que muchas de ellas habían sido hechas por la propia BBC. “ZASCA!”, concluye el mensaje.
El problema es que yo, en lugar de enviarlo a mis contactos, busqué la grabación original de la entrevista en la BBC, la visioné y, si bien era cierto que el ministro dijo lo que dijo y después matizó porque se dio cuenta de que se había pasado tres pueblos, no es cierto que el periodista le respondiese que las grabaciones las había hecho la BBC. De manera que no era necesario inventarse nada. La noticia era que el periodista le había insistido incrédulo y el ministro había rectificado. Es más que suficiente.
Os puedo contar historias y anécdotas de otro color, porque recibo por todos lados y de todo tipo. Aquí no se escapa nadie. Sin embargo, creo que el ejemplo dado basta por sí solo.
Y es que, cuando se llega a este extremo, entramos en aquel juego que hemos visto en más de una película donde la mujer le dice al hombre “Dime que me quieres. ¡Miénteme!”. Es decir: quiero escuchar palabras bonitas, aunque sean mentira y yo lo sepa.
Si disponemos de argumentos, no es necesario mentir ni inventar historias. Las mentiras, tarde o temprano, salen a la luz. Los argumentos son indestructibles.
Les Redes representan una gran arma. En todos los sentidos. Para evitar que se escondan verdades y, al mismo tiempo, para esconder tras cortinas de humo todo lo que nos interesa o para esparcir toda la porquería que queramos.
¿En dónde está el freno? En cada uno de nosotros, en nuestro sentido de la decencia, en nuestra inteligencia y en nuestra capacidad de razonar i de filtrar.
De manera que, por favor, abre los ojos y despierta.

lunes, 23 de octubre de 2017

¡TRANQUILOS, QUE NO PASA NADA!


Ayer reflexionaba sobre lo que está sucediendo a nivel mundial en materia de política y me di cuenta de que a menudo cuando un político deja su cargo parece como si no hubiera sucedido nada. Puede haber hecho barbaridades, meter en la cárcel a gente inocente, cargar contra la población, ahogar la economía, engañar, conspirar... ¡Qué más da! Una vez abandona el cargo, se acaba todo. Ni tan siquiera pide disculpas. Se imagina que lo hecho todo correctamente. Cuando menos, así lo proclama.
Y si, por casualidad, le piden responsabilidades, responde que a él lo nombraron para el cargo y que hizo lo que le ordenaron. ¿Responsabilidad? Ninguna. Hoy estás y mañana no.
Por esta razón muchos de los que ocupan cargos actúan con prepotencia mientras se sientan en la poltrona. Tienen muy claro que no pasa nada, que se irán a casa con la satisfacción del deber cumplido. Y saldrán a la calle con la cabeza bien alta y la espalda bien tiesa. Bien estuvo mientras duró.
¿Cuándo los políticos firmarán un contrato como Dios manda? ¿Cuándo se les exigirá responsabilidades por el dinero que cobran y el trabajo que realizan?
Lo único que muchos de ellos hacen es hablar (cuando saben hacerlo) de la oposición o de la situación sin aportar ningún argumento, sólo agitando el fantasma del miedo.
¿Os habéis dado cuenta de que el discurso de las campañas son letanías de reproches y de miedo? No votéis a los otros porque han hecho... o han dejado de hacer...; no votéis a los otros porque os conducirán al abismo...; no votéis a los otros porque...
En muy pocas ocasiones, por no decir ninguna, he escuchado un discurso lógico, un planteamiento coherente y limpio de una idea, un programa, un plan estratégico pensando no tan solo en los cuatro años siguientes, sino con una mente abierta y teniendo muy claro hacia donde debe ir la sociedad.
Supongo que, si esos mismos que saben que no pasa nada, tuviesen claro que al final del mandato van a tener que rendir cuentas de lo que han hecho y no han hecho, actuarían de muy diferente forma.
¡Oh! ya se les pasará factura en las nuevas elecciones, me dirá alguien. ¡Ay!, le puedo replicar. Que la memoria es muy voluble, los favores de última hora abundan, las listas cerradas permiten esconder muchas cosas y los servicios prestados a los partidos tienen muy diversas formas de ser compensados con cargos no electos. Me entendéis, ¿verdad?
De manera que esta mañana me he levantado, me he mirado en el espejo y me he dicho: abre los ojos y despierta.

sábado, 21 de octubre de 2017

¿QUÉ NOS OCULTAN LOS POLÍTICOS?


En el mundo de la política, aquellos que hemos estado lo sabemos muy bien y nada tienen que explicarnos, existe lo que se permite que la población conozca, lo que debe permanecer en la penumbra porque se está negociando y lo que llamaremos genéricamente el resto. El tema es que, tarde o temprano, la frontera entre lo que escondes a la población para que una negociación llegue a buen puerto, y que es absolutamente necesario, empieza a crecer y traspasa la frontera para caer en el pozo del “resto”, que se convierte en un pozo sin fondo. ¿Por qué razón? Pues, a poco que lo medites, resulta evidente. Por más que digan, el mundo de la política está tan lleno de porquería, de jugadas sucias, de engaño, de negociaciones i de todo tipo de cosas podridas, que si lo sacasen todo a la luz, lo más probable es que los votantes nos echásemos a la calle. Y no precisamente para celebrar una verbena. Es preferible no levantar la tapa del cubo de la basura. Huele muy mal.
Pero, lo más divertido es que muchos de los que hicimos alguna incursión en ese mundo, lo hicimos con la idea romántica a flor de piel y con la sana intención de conseguir que este mundo fuese mejor. Después, poco a poco, descubrimos que la política es otra cosa y que los intereses campan por sus respetos. O por los respetos de quien maneja el dinero, para ser más claro. Entonces, cuando haces este terrible descubrimiento, se te presentan diversos caminos: o te amoldas a la situación y sigues adelante, mientras cierras los ojos frente a ciertas circunstancias; o acabas ensuciándote y entras en la rueda y abres cuanto puedes los bolsillos para ver qué cae dentro; o acabas quemado, te enfrentas a todo el mundo y te sientes más solo que una lechuza; o tomas la decisión de irte a casa; o... Porque los caminos de la política son infinitos e inescrutables.
No perdamos de vista que todos los que en esta vida han sido algo (entendiendo per algo que han sido reconocidos por alguna razón) han acabado exactamente igual. ¡Todos! Sin excepción. Todos están enterrados, todos están muertos. Ya no son nadie. Y lo mismo nos sucederá a todos.
Por eso mismos, ahora, cuando veo a alguien, que se cree que es algo porque ocupa un cargo, descubro que es tan solo una persona y entonces entiendo que, por mucho que parezca poderosa, no es otra cosa que un ser humano como cualquiera de nosotros, con sus penas y sus glorias. Por mucho que me diga que el color blanco es negro, por más que tenga el poder, no significa que a partir de este instante los colores van a cambiar o que mis conceptos serán diferentes. Puede intentar engañarme con sus palabras, pero no puede cambiar la realidad. No puede señalar un color y decirme que es otro. Puede ordenar que, a partir de ahora, lo que es oscuro se llamará blanco. Pero nunca logrará que la oscuridad sea luz.
Cuando sus ojos se cierren definitivamente, se habrán cerrado para siempre y su poder será nulo. Porque su poder es el poder que yo le he otorgado. Él, per si mismo, no tiene ningún poder. Mi voto le ha concedido el poder. Pero, ¿qué poder le he dado? Tengo muy claro que el único poder que le he concedido con mi voto es el poder de servir a la sociedad. Y los primeros que deben tenerlo claro son los políticos. Ellos están ahí para servirnos. Y no al revés. De manera que la ley está para servirnos y ayudarnos a vivir mejor y en harmonía. Nunca seremos los esclavos de la ley. Todas las leyes humanas son humanas y no divinas. Todas las leyes humanas son susceptibles de ser cambiadas, mejoradas o modificadas. El imperio de la ley no existe, por más que alguien se llene la boca de palabras altaneras que parecen verdades inamovibles.
De manera que debo tener muy claro que mi voto otorga poder y que el poder no puede ir a parar a cualquier mano. Yo soy responsable del mundo que dejaré a mis hijos. Y para ellos, evidentemente, deseo lo mejor de lo mejor.
A partir de hoy, y espero que para siempre jamás, debo tener claro que mi voto será para las personas que merezcan mi confianza. Desde hace tiempo, y nada ha modificado esa idea, en temas políticos soy independiente. Dejé de creer en partidos e ideologías y empecé a creer en las personas. Entre personas podemos entendernos, mientras que entre partidos siempre nos peleamos. Como bien me dijo alguien ya hace tiempo: técnicamente siempre hay una solución, pero políticamente siempre hay un problema. Y si me dejan escoger, prefiero las listas abiertas. No listas de partidos y cerradas. Aunque, por el momento, hay otras reglas y con ellas hay que jugar.
¿Por qué digo todo esto? Porque creemos (o pretenden hacernos creer) que el mundo se acaba porque alguien nos quiere vender una película y resulta que bajo mano hay negociaciones y más negociaciones. La política lo aguanta todo.
Ja me entiendes. De manera que abre los ojos y despierta.

miércoles, 4 de octubre de 2017

EL REY NO ESTÁ... NI SE LE ESPERA

Ayer, dia 3 de octubre de 2017, a las 21 horas, el rey de España se dirigió a su nación en un discurso de 5 minutos para tratar el tema de Catalunya.
Doce horas más tarde, aún estoy intentando comprender lo que vi y escuché en el televisor. Se limitó a repetir el discurso que el gobierno de España lleva repitiendo día tras día. El referendum y todo lo hecho por el gobierno catalán es ilegal y un largo etcétera que sonaba a discurso amanido, dictado y escrito.
Fue, simplemente, el sermón que un padre dirigiría a su hijo díscolo. Pero con el agravante de que no se dirigía a un niño, sino a más de tres millones de personas adultas que salieron a la calle. Es decir: 2.262.464 votantes contabilizados más 770.000 que pertenecen a las urnas confiscadas. En total: 3.032.464 personas. ¿Y esos son el hijo díscolo?
A esto hay que añadir que no tuvo ni una palabra para esas personas ni para los más de 800 heridos. Ni unos ni otros parecían no existir. ¿Pero, en qué mundo vive ese hombre?
Por si aún no es suficiente, el pequeño discurso dejaba el rastro de una amenaza que abre la puerta a cualquier posible intervención, de la forma que sea. No me extraña que los republicanos (no los catalanes, sino los españoles) se enerven y se pregunten quién lo ha puesto ahí.
No me lo puedo creer. ¡Qué ocasión perdida! Este triste episodio pasará a la historia como ha sucedido con otros muchos: como un error monumental, aunque alguien pretenda disfrazar la realidad a su gusto.
En lugar de presentarse como el garante de la libertad y el buscador del consenso y de la negociación, se autoproclamó el guardián de una constitución que al final proclamarán divina y se erigió en la voz que desciende de las alturas y amenaza a millones de súbditos con el fuego del infierno, para acabar convertido en otro fabricante de independentistas que se suma a los que se han ganado a pulso semejante honor.
Lo he dicho en diversas ocasiones y lo repito: el día que Catalunya consiga la independencia, lo primero que tiene que hacer es plantar en mitad de la plaza Catalunya de Barcelona una estatua del Sr. Rajoy con una placa que diga "PARE DE LA PÀTRIA". Pero, tal como van las cosas, al lado tendrán que disponer otra.
Ayer me di cuenta de que, para buena parte de Catalunya, el rey no está ni se le espera. Y no podía creerlo. ¿Acaso no es consciente de que millones de catalanes esperaban de él algo más que una ragañina? ¡Claro que aparecen chistes a nivel internacional que apuntan a que Catalunya se va! ¿Y qué esperan?
Ayer lo decía en este blog y hoy lo reafirmo: España se entera de que tiene que negociar cinco minutos después de que todo se ha ido al garete. Y su rey, visto lo visto, no se entera de nada.
¿Qué harán ahora? ¿Enviar las tropas? ¿Encarcelar a tres millones de personas? ¿Soltar a la jauría de las fuerzas del "orden" que clamaban ante las cámaras, desde detrás de los cristales, como energúmenos: "¡dejadnos actuar!", mientras amanenazaban con sus puños?  ¡Qué patética imagen! ¿Qué querían decir con eso de "¡dejadnos actuar!"? Quizás se referían al pillaje que se desata tras una conquista, en donde vale todo, desde violar a las mujeres a robar y llevarse el botín. Esas imágenes están gravadas.
Tengo parientes y amigos diseminados por España y siento vergüenza y pena. ¿A dónde os lleva esa locura? ¿Acaso no tuvisteis suficiente con una guerra?
¿Y Europa qué hará: quedarse quieta y en silencio, como siempre, como cuando España se desangró en una guerra fraticida? ¿Y el mundo entero? Ése seguirá sacando chistes y riéndose. España queda lejos, allà, al otro lado de los mares o en otro continente. ¡Que se maten!
Más vale que me calle, porque como alguien decía: mejor no les des ideas.
¿Sabes qué me digo a mí mismo cada mañana cuando me levanto? Abre los ojos y despierta.

 

martes, 3 de octubre de 2017

¡EY! YO NO PERTENEZCO A LA UNIÓN EUROPEA

Lo siento de veras, pero tras presenciar lo sucedido en Catalunya estos últimos días, he decido cambiar algunas cosas de mi vida.
Por ejemplo: antes, cuando viajaba fuera del continente y decía que soy andorrano y alguien me preguntaba dónde está eso, respondía que en Europa. Además lo decía con un deje de orgullo. ¡Hombre! Representaba dejar a entender que pertenecía a una cosa muy seria y mucho más grande.
Ahora, cuando vuelvan a hacerme esa pregunta, por ejemplo en Los Estados Unidos, la conversación será algo así:
"¿Dónde está Andorra?"
"En el otro lado del Atlántico"
"¿En Europa?"
"Sí, però no. En el continent sí, pero mi país no pertenece a la Unión Europea. ¿Queda claro?"
"¿Cómo es eso?"
"¡Oh! Como si fuese Inglaterra. ¿Me explico?"
¡Uf! Ellos entenderán enseguida mi suspiro de alivio. Históricament se ha demostrado que Inglaterra empieza a negociar cinco minutos antes de que todo estalle y España se entera de que tiene que negociar cinco minutos después de que todo se ha ido al garete. Así se explica que ellos tienen la Commonwealth y España no tiene nada.
Y lo haré porque hoy siento vergüenza de oir hablar de unión europea, dos palabras que diría que son incompatibles.
Maquiavelo ya lo apuntaba: no hay verdadera unión, si no hay unión de "lingua, storia e altare". Y, por lo que parece, el fulano tenía razón. ¿Union Europea? ¿De qué, moreno? No sé para qué sirve esa cosa, incapaz de tomar decisiones como Dios manda, llena de poliquilla de café de barrio, absurdamente obtusa y que no proteje a millones de sus habitantes que salen a la calle y son masacrados para luego, además, declararlos idiotas y culpables en una tergiversación de las imágenes, una manipulación de los hechos y una deformación de la realidad. Quizás piensan, en esa gran Europa, que les hace ilusión recibir unos cuantos bastonazos.
Tal como preguntaba uno de los periodistas (ni catalàn ni español), tras enterarse de que había más de 800 heridos: ¿Cuántos heridos más necesita la UE para decidirse a intervenir?
La vergüenza de la Unió Europea, visto lo sucedido en Catalunya, ¡no tiene parangón!
Menos mal que Andorra, mi país, no pertenece a este desbarajuste. Y espero que no caiga en la tentación de pertenecer en un futuro.
Con semejantes personajes... ¡Ni harto de vino!
Y, puestos a imaginar, quizás algún catalán, cuando consiga su independencia, se pregunte para qué sirve la Unión Europea y también tome decisiones.
¿Sabes que te digo? Pues... abre los ojos y despierta.